La pintura del casco, el motor o las velas son algunos de los elementos de la embarcación que se deben de controlar para identificar cualquier problema y resolverlo eficazmente.

Realizar revisiones a tu barco con frecuencia debe considerarse una inversión, ya que supone una prolongación de su vida útil y un aumento de su valor.  Algunas acciones como el cambio de aceite de motor o la revisión de la balsa tienen un periodo determinado. Por lo que hay diversas consideraciones para tener en cuenta a la hora de realizar el mantenimiento de una embarcación; así como el momento en el que esta se debe realizar y qué elementos deben examinarse.

La importancia de las revisiones periódicas nos ayuda a solventar los fallos de nuestra embarcación en fase prematura y evitar así reparaciones de mayor calado. Del mismo modo, estas revisiones periódicas ayudan a que la embarcación mantenga su valor. El cuidado de una embarcación se hará evidente, tanto em barcos de vela como de motor, cuando procedamos a revisar sus entrañas: cámara de motor, instalaciones originales y agregadas…

De tal importancia son las revisiones que la mayoría de salidas que realiza Salvamento Marítimo durante el verano de 2020 es debido a problemas simples que no se hubieran producido con un mínimo mantenimiento del barco.

Asimismo, es importante realizar revisiones constantes cada vez que salgas. Realizar este tipo de controles a menudo mientras se navega es necesario para tener la certeza de que todo funciona correctamente. Un rápido autodiagnóstico de la embarcación no es una tarea muy complicada ni lleva mucho tiempo. Además, aunque tengamos poca experiencia en la navegación, basta con utilizar el sentido común para darnos cuenta de fallos como la pérdida de aceite, olor a goma quemada…

Además, también debemos tener en cuenta la pérdida de aceite o olor a goma quemada. Del mismo modo es importante la revisión de algún nivel que notemos por debajo de lo habitual o cualquier ruido extraño pude darnos pistas y evitar un mal mayor a tiempo.

Otro punto a tener en cuenta que nos ayudará a mantener nuestra embarcación es el cuaderno de bitácora. En los barcos de vela es altamente recomendable llevar al día el registro. Los profesionales cuentan con programas especiales para ello; incluso tecnología que nos permite controlar nuestra embarcación desde numerosos dispositivos.

La mayoría de propietarios utilizan la época invernal para realizar los mantenimientos de su embarcación pero esta debe ser regular a lo largo del año para un correcto funcionamiento. Puesto que cuanto antes detectemos un fallo, antes podremos solucionarlo y nos percataremos de muchos de ellos con la navegación y manejo de la embarcación.

¿Qué elementos del barco debemos examinar?

Uno de los principales elementos que debemos revisar su correcto funcionamiento es el motor. En un motor en buen estado es fácilmente comprobable cualquier pérdida de aceite o agua. Es importante mantener las entradas y filtros de agua limpios para una refrigeración óptima.

Del mismo modo es importante seguir las recomendaciones del fabricante y realizar el mantenimiento del motor  según la cantidad de horas de uso; por lo que la inspección visual evitará males mayores en el motor de la embarcación.

El motor es un elemento clave al aportar energía a las baterías de iluminación y otro tipo de instrumental, como el propio encendido del motor. 

Otro elemento a tener en cuenta son las baterías, pieza clave de la embarcación. La mayoría de problemas producidos con este aspecto se podrían evitar con el orden, manteniendo una instalación sencilla y clara. Tener en cuenta cuando fue la última revisión de estas o controlar que carguen correctamente y retengan la carga son aspectos fundamentales.

Igual de importante es el espacio reservado para las baterías: en seco, debe contar con ventilación  y los bornes de las baterías deben de estar firmes y limpios para mejorar su contacto y evitar la corrosión.

Otro aspecto clave es la electrónica. Muchas veces este punto se hace muy complicado al requerir ciertos conocimientos técnicos. Pero proteger nuestro barco al máximo ante los rayos UV y la humedad, junto a una comprobación de traductores, sondas y emisoras evitará futuros problemas.

El estado de los ánodos de sacrificio para que estén en buen estado y no se hayan deteriorado por la intensa corriente galvánica, pues esto puede atacar otras partes del barco.

Asimismo, es fundamental revisar el casco de la embarcación, para comprobar que no existen gritas o roturas sobre la línea de flotación. La obra viva también requiere limpieza. Es necesario sacar la embarcación y limpiar el fondo. Así podremos revisar la obra muerta, ver los posibles golpes ocultos y controlar la ósmosis.

En definitiva, el control periódico de nuestra embarcación evitará que los problemas que vayan surgiendo se agraven con el tiempo. Pero siempre es importante dejar el cuidado de nuestra embarcación en manos de profesionales.

El varadero del CNC cuenta con un amplio equipo de profesionales dedicados al mantenimiento de embarcaciones que cuenta con una amplia experiencia de más de 30 años al servicio de socios y usuarios. Puede contactar con nuestros profesionales llamando al 965 633 400 o escribiendo a varadero@cncampello.com.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.