En el mundo solo se recicla el 3% del plástico que se produce en todo el planeta.

Aproximadamente se vierten al océano 6,4 mil millones de kilos de basura al año, de los que buena parte son plásticos. Nuestros mares se han convertido en un contenedor gigante de basura.

Desde su expansión a principios del siglo pasado, el plástico se ha convertido en un material muy usado por el ser humano. En la actualidad es el elemento principal para fabricar y envolver la gran mayoría de los productos que consumimos diariamente. Sin duda se trata de un material duro, barato y maleable; pero el problema viene cuando ya no lo queremos…

Cada año en el mar unos ocho millones de toneladas, lo que equivale a verter un camión de basura cada minuto. Si el nivel de contaminación sigue el mismo ritmo, en 2050 habrá más toneladas de plásticos que de peces. Sin duda se trata de un gran problema medioambiental, un desafío global que nos compete a todos. La creciente preocupación de la población por la contaminación marina ha provocado que las autoridades públicas, medios de comunicación y organizaciones sociales pongan el foco en este problema. Buena parte de la contaminación marina es plástico, sobre todo envases.

Mayores generadores de residuos

Ha bastado unas décadas de uso masivo del plástico para generar un problema de contaminación marina que ahora la ciencia trata de abordar. China, Filipinas e India son los que mayores vertidos de plástico arrojan. Los 20 primeros países, generan el 80% del plástico. Todos en Asia y África, excepto EE.UU. y Brasil.

La resistencia y durabilidad del plástico son los mayores aliados de la contaminación marina. Además, las pequeñas partículas forman el plástico se convierten en trozos más pequeños para acabar siendo ingeridas por la fauna marina, incluso hasta el plakton presenta restos de este material.

Islas de basura

Muchos de los residuos que generamos acaban en las vías fluviales y en los océanos a través de los sistemas de drenaje de aguas de las zonas urbanas. El 80% de los residuos marinos proviene de la tierra, mientras que el 20% restante proviene de la actividad marítima. Podemos encontrar plástico desde el Ártico hasta la Antártida. Además, existen “islas” o “sopas” de plástico en zonas subtropicales, áreas litorales con alta población costera y turismo elevado. Estos suelen ser los factores más recurrentes dentro de la contaminación de nuestros océanos.

Islas de BasuraIslas de Basura

Además, otro problema son los mamíferos marinos, debido a que cuando un mamífero marino como la foca se enreda en un trozo grande de plástico puede simplemente ahogarse o agotarse y morir de hambre. También el plástico puede causarse por una muerte lenta que va de unos meses a unos años.

Amenaza mortal para la fauna marina

Muchos de los residuos que generamos acaban en las vías fluviales y en los océanos a través de los sistemas de drenaje de aguas de las zonas urbanas. El plástico está matando a más de un millón de aves marinas y unos 100.000 mamíferos y tortugas cada año. El plástico afecta a la fauna de dos maneras: cuando las criaturas se enredan en él y cuando lo ingieren. Se calcula que, en la actualidad, el 60% de las aves marinas tienen rastros de material en sus intestinos.

Las bolsas de plástico son uno de los mayores problemas en este asunto ya que se usan por un breve periodo de tiempo y con frecuencia una sola vez, para luego permanecer hasta 100 años en el ecosistema marino.

Tortuga plástico

La contaminación plástica afecta especialmente a especies como las tortugas. La teoría es que las tortugas comen bolsas de plástico por su parecido con las medusas.

En la Unión Europea se recicla el 25% del plástico y tan solo un 50% se entierra en vertederos. La Comisión Europea lleva ya años trabajando para emprender la transición a la economía circular; un sistema en la que los productos se reutilizan, se reparan o se reciclan, en definitiva

Iniciativas

En la Comunitat Valenciana, el gobierno valenciano pretende implantar un nuevo sistema de depósito, devolución y retorno de envases de bebidas. Existen otras iniciativas gubernamentales que van encaminada en esta dirección, pero sin embargo en la mayoría de casos estas iniciativas aún están por desarrollar.

Boyan Slat, un chico holandés de 21 años, logró que 35.000 personas de 160 países donaron 2 millones de euros. Su plan consiste en extraer en 10 años casi la mitad del plástico del giro del Pacífico Norte. Para ello ha diseñado un conjunto de barreras flotantes de 100 km capaces de acumular el residuo sirviéndose de la propia corriente oceánica. La ONU le ha concedido su principal premio medioambiental.

mar de plástico

Debido a este problema, la UNEP lanzó a principios de 2017 la campaña Clean Seas, Mares Limpios, una iniciativa global que busca atacar las principales fuentes de basura marina para 2022. Una iniciativa que pretende poner de acuerdo a gobiernos, industrias y consumidores para reducir la producción y uso excesivo de plástico. La fotógrafa y activista, Caroline Power, halló en Honduras un gran mar de plástico con grandes cantidades de cucharas, tenedores, platos y botellas de plástico. La UNO Medio Ambiente ha creado la campaña mundial ‘Mares Limpios’ para declarar la guerra al plástico en los océanos.

Futuro

Acciones como reducir el uso de plástico como envoltorio, la reutilización de los plásticos, o la inserción de anuncios de advertencia que alerte sobre los peligros de la contaminación plástica.

Es complicado calcular lo que tarda en degradarse el plástico en los océanos, pero se considera que es mucho más lento que entierra, ya que el oxígeno del mar retrasa du degradación. La luz solar es el principal agente que degrada el plástico. El tiempo de degradación del plástico depende del tipo y condiciones ambientales a las que se expone (luz solar, oxígeno y agentes mecánicos).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.